Por qué Tanit

Tanit era una diosa cartaginesa a la que se rendía culto en muchos lugares alrededor del Mediterráneo. Era la diosa de la fertilidad, las cosechas y también de la muerte y la luna.                                          

IMG_4649

 

 

 

Te debes preguntar qué tiene que ver esto con la colección… Ya va, ya va. Pues es que resulta que su nombre y su figura me hacen pensar en muchas cosas. Me remiten a los pueblos que crecían al lado del mar: sus creencias, sus gentes, el olor a sus comidas escapando a través de las ventanas abiertas en verano… Puedo ver el aceite de los olivos brillando como el oro dentro de las tinajas de terracota, el vaivén de las olas por la noche. Cuántas cosas, ¿no? Quizás son muchas, o quizás aún podrían ser más. La verdad es que no acabaría. 

 

Una de las muchas cosas que me gustan de mi trabajo (y entre ellas no se encuentra el “papeleo”, del cual ya hablaré otro día) es poder crear, imaginar, hacer cosas de cero. Partir de una simple idea, de una sensación, de un recuerdo, de un deseo. Y de ahí empezarlo todo. 

 

Tanit era una diosa, sí. Y yo la verdad es que no soy mucho de estas cosas. Pero también era (y parece ser que aún es en sitios como la isla de Ibiza) una forma de ser y de vivir de aquellos que la adoraban. Y qué quieres que te diga, a mi esto es algo que me inspira un montón.

Buenas noches y despéinate, arrúgate y a vivir.

 

PD: y si quieres estar al día de mis idas y venidas en el blog, apúntate a la newsletter (que además va con regalo) 🙂